NEPAL NAPALM. Cuando se junta el hambre con la ganas de comer.

0
27
Please follow and like us:

Cuando se junta el hambre y las ganas de comer se desata la furia.

La unión de Raúl Frutos y José Luis López (Mr. Builthenburn), ambos en Crudo Pimento, con otro buen trozo de Schwarz, Alfonso Alfonso (también artificiero a tiempo parcial), no podía tener otro resultado que no fuese bárbaro, en la modalidad de «barbarie exótico-trallífica» (…. la mierda va más allá.). NEPAL NAPALM, se llaman.

Imagen referencia de esta primera tanda de Nepal Napalm

Por el momento, solo han puesto en circulación dos canciones en las que se podría reconocer los «perjumenes» personales de cada uno de estos pertrechadores de universos sonoros. A ver si me explico. Escuchas las dos composiciones sin saber quién o quiénes son los autores y podrías sospechar tranquilamente, que detrás de esa batería y percusiones, y detrás de esas guitarras y sintes, estén estos tres tipos armando «ladediosescristo».

De izda. a dcha. José Luis, Raúl y brazo medio culo-pierna de Alfonso. NEPAL NAPALM.

Sobre «Dosis de torso«, primer latigazo a la escucha de esta entrega debut, había anotado «cosillas sueltas», sensaciones… Y así se va a quedar la reseña, aún a riesgo de que no os sirva para nada. A mí, esta, me enerva.

«ese compás recortao trance repetición zran-zran con un repique un punto más alto en cada vuelta podría estar escuchando un cuarto de hora caratizná  bramando ZENKSS- FO-NOZING!! torsifícome torsificado ¡suhmuerto!» (sobre «dosis de torso«)

En el otro corte de la grabación, «Por culpa de la energía negativa«, una diatriba con reflexión final filosófico-existencial del «profeta redimido‘ que pintó la montaña de azul, bajo la mirada de Nepal Napalm, se transforma  en una siderúrgica epístola infernal a la humanidad. Y, …buenos días. Por cierto al escucharla la primera vez me vino a la cabeza la parte final de «Mi nombre es Legión», de los Siniestro. No sé, profetas, «legioners», gutureo…

¿Y que pasa? Pues que te quedas esperando la siguiente dosis de torsificación, ya completamente hecho un adicto. Y parece ser que hay buenas noticias sobre ello porque se anuncian nuevas entregas de NEPAL NAPALM. Las esperamos con fruición y bienvenidas serán.

Y bien de torso. Que no falte.

 

Deja un comentario