CRUDO VENENO. ¡Que delicia!

0
69
Artwork: CASCALES

El hecho de que artistas como Kiko Veneno y Crudo Pimento sean coetáneos y que además esa circunstancia se dé en plena época creadora de ambos, ser y ente, solo podía conducir, tarde o temprano, y de forma natural, hacia a un cruce en el que se uniesen de alguna manera las trayectorias artisticas de estos maestros de la coctelería fina.

Este primer encuentro se produjo a raíz de la sonadísima colaboración de los murcianos en la serie de programas musicales que presentaban Kiko Veneno y Ariel Rot. Así, en uno de los conciertos de la gira del catalán y el argentino que surgió a posteriori, creo que fue en Lorca, los Crudo Pimento fueron invitados a tocar con ellos en el show. Además, también fue el momento en que los murcianos y Kiko se conocieron personalmente (en la grabación del programa de TVE solo coincidieron con Ariel Rot). El reconocimiento y la conexión crudovenenosa fue inmediata, no podía ser de otra forma. Al parecer, Raúl Frutos ya tenía casi cocinada una composición en homenaje a Kiko y cuando esté escuchó lo grabado no dudó en sumarse al asunto poniendo su voz con una «coplilla» propia. Según tengo entendido, Kiko, en un «arrebato de inspiración», estando en su casa se grabó en su teléfono y le mandó lo grabado a Raúl. Mágicamente entró como un guante en la melodía de la canción.

Kiko Veneno, Inma G.P. y Raúl Frutos.

«A Kiko Veneno«, la canción homenaje y desenlace de toda esta historia es de una sencillez y armonía embaucadoras. El mecánico latido de juntas desengrasadas que al inicio impone su rechinante tiempo, en cuanto surge la cálida voz de Kiko, queda trastocado en un compás que hechiza y viaja entre trópicos intercontinentales. Desde el sabor caribeño que le impregna el cadencioso bajo, hasta esos balsámicos aires maliqueños que desprenden los cuativadores arreglos de cuerda, base de la canción (no sé si salen de una kora tocada por el Jali Frutos o intentan imitar su sonido con una guitarra). Y todo ahí, moldeando y musicalizando los versos homenaje que van siendo recitados con fervor.

Foto: Pepe H.

Curiosa y personalmente, toda esa jugosa y eléctrica mezcla tropicoandalusí, en una hipnótica repetición me lleva aún más lejos, directo a las puertas del final, … Hasta ser, nuevamente, en la mañana, un muerto. Si todos los libros son el mismo libro, todas las canciones son la misma canción. Que difícil es eso, y que mágico hacerlo.
En fin, dejémonos de divagar y escuchemos esta maravillosa joyica (mucho mejor que divagar, donde va a parar…) que esperemos sea la primera de entre otras futuras colaboraciones.

Por cierto, pinchando aquí puedes acceder al videosingle «Ardió tu pelo«, último lanzamiento en redes de Crudo Pimento, y que se presente como adelanto de su muy próximo larga duración «El Carmen 13:7«.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here