GOD BLESS THE MANESS BROTHERS. Eléctricos e inciendiarios bluseros desde Misuri.

0
570
The Maness Brothers
Please follow and like us:

¡Dios bendiga a los hermanos Maness!

Portada del disco «God Bless The Maness Brothers» (Romanus Records, 2020)

No es que nos hayamos vuelto cristianos baptistas de golpe y porrazo, «God bless the Maness Brothers» (Romanus Records, 2020) es el título del último trabajo que esta «fraternal pareja» ha sacado a la luz hace escasamente tres meses desde su guarida en el sur de St. Louis (Missouri), en el corazón del medio oeste norteamericano, donde el Mississippi se hace bestia y justicia. Y para hacer justicia están ellos aquí. Justicia a los espíritus de sus antepasados y «llevar el rock and roll a la vanguardia de la tierra prometida«, como ellos mismos afirman.

(«Pain», canción elegida para el lanzamiento del disco)

A los hermanos Jake (batería y voz) y Dave Maness (guitarras y voz) me los encontré por casualidad, buscando. No los había escuchado nunca, pero… ¡Bendita providencia!
Los hermanos Maness andaban en proyectos separados hasta que en 2012 decidieron formar su propia banda con la que adentrarse en los sonidos de su tierra, hasta las raíces del blues  rock más desnudo y palpitante.

Influídos por músicos de la escena local de su St. Louis natal y las infinitas escuchas de Jimi Hendrix y Canned Heat, cuando todavía eran unos «zagalicos», los hermanos afilaban sus armas musicales de jaleo masivo. A base de tocar sin contemplaciones desde 2012, se fueron labrando una reputación en la escena local y conseguían grabar algunas canciones que se incluían en discos recopilatorios de bandas locales, hasta que lograron editar su primer trabajo en vinilo («Grief Fractory», 2012, Brutal).Además, colaboraban, y lo siguen haciendo, en la activación de la vida musical y cultural de St. Louis, organizando conciertos y un afianzado festival de rock  en la localidad, el Whiskey War Festival.

Cartel anunciador de la edición de 2016 del WWF.

Hay que decir que para la grabación de su  nuevo  disco han contado con la producción de Carl Nappa (ha trabajado con gente como Phil Ramone, Alan Parson, Wycleaf Jean,…) que se involucró por completo en el proyecto de la grabación del disco (él mismo se cuenta como uno de los fans del dúo), dando como resultado «el disco con mejor sonido grabado por la banda hasta el momento», en palabras de ellos mismos.

Jack Maness, batería y voz.

Y sí que se nota un gran cambio respecto a un concepto más low-fi que predominaba en las anteriores grabaciones del grupo. «Good Bless The Maness Brothers» tiene un sonido mucho más compacto, sin perder ni un ápice del espíritu de un directo de la banda, que era uno de los objetivos que pretendían con este trabajo.

(«I’m gone», live 2019)

En su último trabajo, «God Bless the Maness Brothers», el dúo fronterizo se pasea por distintas sendas del blues rock, incidiendo en el hill country blues, con una energía, pasión y vehemencia que parece totalmente innata en los hermanos. Electricidad candente en las guitarras y una batería salvaje y contundente (no en vano, Jake militaba anteriormente en una banda doom metal ) se funden para construir un sonido que ellos mismos «etiquetan» heavy rock blues, con unos intensos efluvios sureños, pero en el que caben perfectamente otros «conceptos musicales» más oscuros y fangosos.

(«Drive me», live)

Para hacernos una idea, su música podría resultar de un cruce bastardo entre ZZ Top y Jon Spencer jaleados durante el engendro por Jack White. Algunos, los han querido colocar en la onda de Black Keys, pero a mi parecer The Maness Brothers son más desgarrados y animales que las llaves, más intuitivos, y guiados por su propia naturaleza arraigada hasta la médula en el Mississipi.

Dave Maness, guitarras y voz.

En «God Bless The Maness Brothers» nos encontramos con todo eso en sus composiciones. Canciones abrasadoras cantadas con una intensidad muy salvaje como «Drive me« o «Pain«, o el slide incendiario y cíclico de «Solid Gold Spine» (puro hill country blues electrificado Othariano que haría las delicias de Jack White), o «I’m gone» en la misma onda y con un influjo ZZ reconocible (en esta canción se produce el encuentro erótico-festivo y el «engendramiento», jajaja). ¡Un pasote! .

Dave Maness.

Ritmos y melodías que te arrastran al «cabeceo y zapateo», ¡bestiales «Get in Line» con ese hipnótico coro y «Tupelo»! (me flipa ese cambio en el tiempo de la canción que la oscurece y «doomifica»). Brutal «Boreas», con ese regusto a la música de los tejanos barbudos. Y hasta coquetean con el gospel que se abraza cálidamente al blues en «Dip My Sins (In The River)». No hay sobrantes en «God Bless The Maness Brothers».

Si querían rendir homenaje a sus antepasados en el blues de las colinas, que no se preocupen los hermanos porque, creo que, Mississipi Fred, Junior K. y ‘Rural’ están (dónde estén) dando buena cuenta de una botella de bourbon a su salud, para celebrarlo. Además, consiguen revitalizar y actualizar el género a base de profundizar en el origen y espíritu del mismo. Evolución por regresión. Imprescindible. Uno de los descubrimientos más estimulantes del último año.

The Maness Brothers

Si te ha gustado esto que te hemos traido en Qconciertos.es no olvides darle al like y compartirlo. ¡Gracias!
Para cualquier sugerencia contacta con nosotros mediante el correo contacto@qconciertos.es

 

Deja un comentario